sábado, 20 de mayo de 2017

COMPLETAMENTE CIEGOS

                                                           

                                                                        


                  Cuentan que una vez alguien salió al ancho mundo para aprender a vivir en esperanza. Ignoraba que la esperanza estaba construida sobre el miedo. Cuando el presente carece de alicientes el futuro solo contiene lo temido. 
En este aspecto advertía García Bacca:"se debe ser audaz contra lo establecido y audaz en favor de algo nuevo por establecer. 

                  Es Lledó, a quien mucho leemos, quien nos transporta al oscuro horizonte de la actualidad. Quien nos alerta de los ojos vacíos y mentes empobrecidas. "Pido derechos humanos para nuestros ojos  ya que son muchos los que no saben digerir las imágenes que ven". Se dirige especialmente al hombre importante, al hombre con poder, al político corrompido que es capaz de creerse sus propias mentiras a fuerza de pontificar desde los intereses que representan.
                            
                 En Ensayo sobre la ceguera, Saramago se preguntaba si en el principio de un siglo nuevo, el hombre tendría como principal objetivo el descubrimiento de encontrar la esperanza. Allá donde esta se hallase. Dicho de otra manera, de si en un momento de instantánea ceguera, el hombre parado ante un semáforo en rojo, le quedaría
la suficiente dignidad, entereza y rabia para cruzar la calle exponiéndose a lo que sea antes de perder la fe en sí mismo. Pero como dice Lledó, es preciso mirar mucho y muy adentro, aunque haya ojos que dan miedo. "Los ojos, arma blanca", según Umbral.

                La conocida anécdota de Tales de Mileto  cayéndose en un pozo por su afición a mirar las estrellas, sirvió 
 durante años de ejemplo para aquellos que despreciaban la utilidad de la Filosofía y las sucesivas corrientes del 
pensamiento filosófico. Generosidad, entendimiento y sabiduría, palabras claves (otra vez Lledó) para no prescindir de los valores universales del bien y buen vivir. Hoy, todo parece indicar que los últimos años del siglo XX, y los que llevamos del XXI, no han tenido conciencia de crear ni fundar esperanza. Y ni siquiera existe una posibilidad, por remota que esta sea, de esperanzarse con perspectivas de modelos ideológicos y políticos. Ni tan siquiera eso.

Mejor cerrar los ojos. Vivir en un mundo donde se ha acabado la esperanza es estar ciego. Completamente ciego.




                                                                                                                                  A solas mide el tiempo el desnudo del ojo 
                                                                                                                                                 las horas que aún le restan por vivir,  
                                                                                                                                                 siéndole de tal modo negada la fe 
                                                                                                                                                 la ceguera multiplicada de los otros. 
                                                                                                                                                   
                                                                                                                                                                                                                               (M. S)
                                                                                                           
                                                                                                 

miércoles, 4 de noviembre de 2015

A SOLAS SOY ALGUIEN (AUTORRETRATO DE UNA DESCONOCIDA)


INTIMIDATORIA

Nunca. Lo digo bien, nunca mostré vulnerabilidad alguna. Ni siquiera revelé mis ansiedades o sentimientos en la más estricta intimidad. Dije NO siempre que lo creí justo y preciso. Incluso en la escritura jamás empleé una voz que no fuese la propia. En poesía fui otredad y distancia de los demás poetas, hasta de los por por mí  más admirados. Otra cosa es la insistencia, acaso excesiva, de indagar y buscar en el acto de escribir otra verdad, otros sueños ajenos a la realidad existente

CASA, NIDO 


No me importa decir ahora que mi mundo es un nido que he ido llenando de sensaciones por  descubrir. Cada día (más bien cada noche) junto tierra y cielo para interrogarme por dentro. La casa del pasado se ha convertido en nido de presencias puntuales. En el poema Nido tibio, Caubère nos conduce hasta "el nido tibio y en calma / donde el pájaro canta  (…)  las canciones más puras de la vieja casa". En mi nueva casa los pájaros son nocturnos y habitan en el insomnio de todas las preguntas que siempre quise hacerme.  Sola me oigo y a solas me escucho. (Lo dije en un poema: "ella se hizo mujer para medirse en soledad desde la cuna") Completamente yo, tengo la precisión de ser ajena a los demás. No me conocen y de ello soy culpable. Parodiando a la poeta Ajmátova, mi vida ha transcurrido en algún sitio donde los demás estaban ausentes. Pido perdón por ello.  

 ED É SUBITO SERA


No es una sospecha. Es una evidencia. Del instante en que vivo soy la niña que deseaba muy pronto ser mayor. Ahora, cada día por llegar es el último. Hundo la mano en mí, acaricio por dentro las cuerdas del violín (nocturno, op 27 de Chopin, ay) mientras reina el otoño fuera. Es noche en las palabras que ahora escribo. Y las escribo, siendo una desconocida para ti.  Tal vez para todos.  

Cabe en un gran silencio cuanto de mí suceda de ahora en adelante.


Cada uno está solo sobre el corazón de la tierra
traspasado por un rayo de sol:
y de pronto anochece.

(S. Quasimodo) 




                                                                             __________







martes, 15 de septiembre de 2015

GEORGINA: La rosa imaginaria (Plaquette)




LA ROSA IMAGINARIA


                                                                                   

                                                                                                                                        Amotinado junio será de nadie el sol                       
                                                                                                                                                         por una sola rosa
                                                                                                                                   


II



Alfabeto del agua
que fecunda las manos
 de sonoros registros.
Levedad de su nombre
 sobre un lienzo enmudecidos 
de palabras.
Nadie sabe a quien nombro
cuando salgo a encontrarla
 ni a qué preñez del aire  
arrojaron
 -a merced del olvido-
las cenizas. 
                                          Nadie sabe. 



III


Por qué folia encendida,
   -desde el pozo callado de mi voz-  
he de verme esta noche escribiendo
tu nombre:
eufonía doliente
 para un réquiem sinfónico 
de Brahms 
(meditación soberbia de la muerte)
imposible 
                                    Georgina.  
   

IV



Entraré en mi dolor

 como si fuera un libro,
lo leeré sin nadie,
y entre mis manos solas
la tristeza es un lirio
de tu reciente fosa.
                 
                                
V


Allá donde tú estés 

ya sabrás que, 
negado el amor,
lo demás son palabras.



VI



Verbo de soledad 

es mi jardín.
                                        Cerrados
 los postigos,
y echados los candados
de la casa
sabrán que ya no vivo en mí,
que acato la derrota
de un condenado más
en estas cárceles.




VII

  

Quise entrar en tu vida y ofrecerte mi mano 

para decirte exactamente
qué buscaba:
mi espejismo cual fue.

No estoy seguro de casi nada ahora,

quizá, después de haberte traído 
hasta el poema,
 pueda posar en él todo el vacío
 sonoro de mis labios.


___________    


          
                 

  




ANOTACIÓN EPILOGAR

Decíamos en el anterior artículo del Blog, ART POÉTICA que, al hilo de conocer el dramático episodio vivido por Juan Ramón Jiménez y su amada imaginaria Georgina Hübner, escribimos un conjunto de poemas que nunca vieron la luz. Si mal no recordamos fueron escritos en los primeros 80, permaneciendo desde entonces en el olvido. Hace unos meses, ordenando papeles, aparecieron en un viejo archivo aparcado en el cuarto trastero de la casa. Resultó un hallazgo imprevisible. Los textos originarios se componían de una docena de poemas que, una vez revisados y depurados, quedaron en siete. Recuperados de su escondrijo, aquí aparecen por vez primera; inéditos desde hace más de 30 años. Que ustedes los lean.  




Marian Suárez







sábado, 18 de julio de 2015

GEORGINA HÜBNER: LA LEYENDA (2ª Parte)


    

Para qué esperar más. Tomaré el el primer barco, el más rápido, que me lleve pronto a su lado. No me escriba más. Me lo dirá usted personalmente, sentados los dos frente al mar o entre el aroma de su jardín con pájaros y lunas".                                                                                    

                           EPÍLOGO
Como decíamos en nuestra anterior  entrega, Juan Ramón recibe un telegrama en el cual se le comunica la muerte de Georgina. Fue el cónsul del Perú en Andalucía quien golpeó la puerta de JR en los olivares de Moguer para entregarle el telegrama que decía así: "Georgina Hübner ha muerto. Rogamos se lo comuniquen a Juan Ramón Jiménez. Nuestro pésame". El sueño de amor del poeta se interrumpe de forma brusca. Los dos jóvenes, embarcados en la aventura epistolar de dar vida a Georgina, (la admiradora imaginaria de J.R) no disponen de otra alternativa: han de anunciar su fallecimiento dado el anuncio de la llegada a Lima del poeta. Cuentan que cuando Juan Ramón supo del engaño permaneció sumido en el dolor y la tristeza durante bastante tiempo. Muchos años después declararía al respecto: "No importa. Georgina existió para mí en un momento en que mi poesía y yo lo necesitaba". A continuación, tal y como adelantamos en la anterior entrega, les ofrecemos el poema escrito por Juan Ramón una vez conocida la supuesta muerte de la joven limeña.    
Poema que, según la crítica, puede y debe ser ser considerado como una de las elegías más bellas nunca escritas en idioma castellano. 

CARTA A GEORGINA HÜBNER EN EL CIELO DE LIMA  

¡Has muerto! ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Qué día? /¿Cual oro, al despedirse de mi vida, un ocaso, / iba a rozar la maravilla de tus manos / cruzadas dulcemente sobre el parado pecho, / como dos lirios malvas de amor y sentimiento? / …Ya tu espalda ha sentido el ataúd blanco, / tus muslos están ya para siempre cerrados, / en el tierno verdor de ru reciente fosa / el sol poniente inflamará  los chuparrosas… / ¡Ya está más fría y solitaria La Punta / que cuando tú la viste, huyendo de la tumba / aquellas tardes en que tu ilusión me dijo: / "¡Cuánto he pensado en usted, amigo mío"…/¿Y yo Georgina, en ti? Yo no sé como eras… / ¿Morena? ¿Casta? ¿Triste? ¡Sólo sé que mi pena / parece una mujer, cual tú, que está. / Me escribiste: sentada, / llorando, sollozando, al lado de mi alma! / ¡Sé que mi pena tiene aquella letra suave / que venía, en un vuelo, a través de los mares, / para llamarme "amigo" … o algo más… no sé…algo / que sentía tu corazón de veinte años. / Me escribiste: "Mi primo me trajo ayer su libro"… / ¡te acuerdas? -y yo," pálido: - "Pero… ¿usted tiene un primo?" / Quise entrar en tu vida y ofrecerte mi mano / noble cual una llama Georgina… ¡En cuantos barcos / salían,  fue mi loco corazón en tu busca… / y creía encontrarte, pensativa,  en La Punta, / con un libro en la mano, como tú me decías, / soñando entre las flores, encantarme la vida!… / Ahora, en el barco en que iré, una tarde, a buscarte, / no saldrá de este puerto, ni surcará los mares, / irá por lo infinito, con la proa hacia arriba, / buscando, como un ángel, / una celeste isla… / ¡Oh Georgina, Georgina! ¡Qué cosas… Mis libros / los tendrás  en el cielo, y ya le habrás leído / a Dios algunos versos… Tú hollarás el Poniente / en que mis pensamientos dramáticos se mueren… / desde ahí tú sabrás que esto no vale nada, / que, salvado el amor, lo demás son palabras… / ¡El amor! ¡El amor! Tú sentiste en tus noches / el encanto lejano de mis ardientes voces, / cuando yo, en las estrellas, en la sombra, en la brisa, / sollozando hacia el sur, te llamaba : Georgina? / Una onda, quizás, del aire que llevaba / el perfume inefable de mis vagas nostalgias / ¿pasó junto a tu oído? ¿Tú supiste de mí / los sueños de la estancia, los besos del jardín? / ¡Cómo se rompe lo mejor de nuestra vida! / Vivimos…¿para qué? Para mirar los días / de fúnebre color, sin cielo en los remansos… / para llorar, para anhelar lo que está lejos, / para no pasar nunca el umbral del ensueños, / ah, Georgina, Georgina, para que tú te me mueras / una tarde, una noche… ¡ y sin que yo lo sepa! / El cónsul del Perú me lo dice:: Georgina Hübner ha muerto"… / Has muerto. Estás, sin alma, en Lima, / abriendo rosas blancas debajo de la tierra. / Y si en ninguna parte nuestros brazos se encuentran, / ¿qué niño idiota, hijo del odio y del dolor, / hizo el mundo, jugando con pompas de jabón?






       
             
                                                                           

    
                         














lunes, 23 de marzo de 2015

GEORGINA HÜBNER: LA LEYENDA (Serie Poemaria)


                    INTROITO

          Sucedió hace más de tres décadas. En la revista Poesía Española nos encontramos con unas páginas dedicadas a  Juan Ramón Jiménez. En ellas se contaba como el poeta de Moguer se había enamorado en su juventud de una dama imaginaria. Corría el año 1904 y el joven poeta -contaba 23 años- ya había publicado cuatro libros de poemas, siendo Arias tristes -editado un año antes- recibido con grandes elogios por parte de los poetas de entonces (Rubén Dario fue uno de ellos) y de la crítica.  

LA AMADA IMAGINARIA  
      La misteriosa dama le había escrito una carta desde ultramar, Lima, declarándose una rendida admiradora suya, a la par que  le solicitaba unos libros suyos difíciles de conseguir en la capital peruana. El poeta se rinde de inmediato a la desconocida dama y le envía los libros dedicados con su acostumbrada tinta violeta. Es el comienzo de una apasionada dinámica epistolar. El origen de la historia parte de la admiración que dos jóvenes peruanos  -el poeta y diplomático José Galvez y el abogado Carlos Rodriguez Hübner- sentían por Juan Ramón. Pero ¿cómo conseguir llamar su atención? ¿Les enviaría el poeta alguno de sus libros? Acto seguido planearon una estrategia usurpando la identidad de una dama imaginaria -pero real- llamada Georgina Hübner. Real, porque tal nombre pertenecía a una señorita peruana -"mujer atractiva, sensible, de gustos refinados y algo delicada de salud"-, prima de uno de ellos que, por supuesto, era completamente ajena a tamaño invento. Ultimados los preparativos consiguientes, redactan una primera carta dirigida al poeta de Moguer. Dicha carta, con fecha  ocho de marzo de 1904 decía así: 

"Señor: por el bisemanario español ABC me he impuesto de la publicación de un libro de poesías de usted, titulado Arias tristes. He buscado inútilmente el referido libro en los centros libreros de esta capital, y  en la imposibilidad de conseguirlo, me permito sugerirle tenga la bondad de enviármelo, dispensando  la molestia que esto le ocasione. No le remito a usted el valor del ejemplar (tres pesetas), pues no hay giro de esa cantidad. Reciba usted mis agradecimientos anticipados por este favor y mande en la voluntad de su atta y s. s. Georgina Hübner. Lima, 8 de marzo de 1904. Mi dirección, calle de Belaochaga, número 142, Lima". 

        A Juan Ramón le conmueve la carta. Carta que, no se sabe por qué motivos, fue recibida con casi  dos meses de retraso. El poeta le responde el 6 de mayo. Entresacamos de la misma estas palabras: "me apresuro a enviarle mi libro "Arias tristes"sintiendo que sólo mis versos no han de llegar a lo que usted espera de ellos (…) le mandaré los libros que vaya publicando, siempre con el mayor placer. Gracias por su fineza. Y créame muy suyo, que le beso los pies".
J.R., tenía fama de enamoradizo, con lo cual se forjó, carta a carta -que cuanto más cruzaban el océano, más subían de temperatura- el sueño de una amada ideal. Palabras de ternura inflamaban la correspondencia del poeta hechizado de amor ardiente y lírico. La mujer imaginaria fue cediendo en su pudor y timidez y fue correspondiendo a J. R. en igual medida: "con su libro en la mano ¡cuánto he pensado en usted, amigo mío! (…) Sus versos dulces y suaves me sirven de compañía y de consuelo". 

  CON PÁJAROS Y LUNA: EL DESENLACE         
         Por un tiempo, el intercambio de cartas resulta divertido. La broma es perfecta. Había sido elaborada con refinamiento, poniendo a prueba el ingenio de los jóvenes embaucadores. J.R.  se siente perdidamente enamorado suponiéndose protagonista de una apasionada historia de amor. Transcurrieron los meses y en un rapto de locura sentimental le envía una carta urgente a su amada: "Para qué esperar más. Tomaré el primer barco, el más rápido, que me lleve pronto a su lado. No me escriba más. Me lo dirá usted personalmente, sentados los dos frente al mar o entre el aroma de su jardín con pájaros y lunas". Los inventores de tamaño enredo no saben muy bien a qué atenerse ni qué decisión tomar. Finalmente -no les queda otra- adoptan la más drástica. Determinan que la joven fallezca merced a una tisis galopante. Y así se lo hacen saber al poeta mediante un telegrama cursado al Cónsul de Perú en Sevilla. El telegrama decía así: "Georgina Hübner ha muerto. Rogamos comuniquen la noticia a Juan Ramón Jiménez. Nuestro pésame". El recientemente fallecido, Eduardo Galeano, lo reflejaba de este modo:"fue el cónsul del Perú en Andalucía quien golpeó la puerta de J. R. en los olivares de Moguer para entregarle el fatídico telegrama". Mucho se ha escrito sobre la reacción del poeta al recibir tan triste suceso. El episodio de este amor imaginario entre Juan Ramón Jiménez y la señorita Georgina Hübner, se recuerda como el episodio más tristemente bello y poético de la  historia de la literatura. Mucho se ha escrito, y se seguirá escribiendo. Muy recientemente, un joven escritor santanderino, Juan Gómez Bárcena (1984), debutó en la novela recreando esta historia. Su título: El cielo de Lima. Precisamente, no hace mucho que descubrimos el blog del escritor y periodista gallego Antón Castro (director, entre otras actividades, del suplemento Artes y Letras del periódico Heraldo de Aragon) donde bajo el enunciado: "El amor imaginario: Juan Ramón y Georgina Hübner describe, una vez más, las causas y  circunstancias del episódico amor juanramoniamo. Pero lo que verdaderamente llama la atención son los dos comentarios que figuran al final del citado artículo. El primero pertenece a Gustavo Hübner que se dirige a Castro de la siguiente forma: "Estimado señor: Sin lugar a dudas no conoce en profundidad la historia. En primer lugar Georgina no era morena -detalle que Castro destaca- y segundo, el trasfondo de la historia usted no lo conoce ya que resulta que el  acercamiento entre Juan Ramón y Georgina (la inventada) sí se produjo, siendo motivado por un amigo de la joven que, casualmente, estaba enamorado de ella. Sin lugar a dudas el desenlace es muy triste por el final que tuvo, sobre todo para mi familiar. Así es, señor, la familia Hübner conoce muy bien esa historia. Debería comunicarse con nosotros algún día para que pueda enterarse de cual fue el final de todo esto". El siguiente comentario pertenece a quien dice llamarse Julio Portugal Hübner, quien muy brevemente, y con fecha 21 de enero de 2014, apostilla: "Georgina Hübner si existió y fue hermana de mi abuelo Julio Alberto Hübner Quirós. Murió joven en la década del 40, víctima de un ACV". Ignoramos si Castro se puso en contacto con estos familiares sabedores, a lo que parece, de algunos detalles ignorados hasta el momento. 

CARTA A GEORGINA HÜBNER EN EL CIELO DE LIMA

         Pero la leyenda continúa. El epistolario completo salió a la luz en el año 1960, debido a la revista Ínsula, aunque ya el escritor y ensayista Ricardo Gullón había rescatado, a su vez, alguna carta en vida del poeta. Se llamaba Georgina Hübner. Y pudo haber existido o no. Pero lo que sí fue cierto es que el poeta de Moguer se enamoró de ella, por carta, como un colegial, durante el verano de 1904. Ya mayor, Juan Ramón reconocería: "No importa. Georgina existió para mí en un momento en que mi poesía la necesitaba. Ella fue inmortal en aquel momento". E inmortal y conmovedor resulta el poema a ella dedicado, considerado por muchos la más bella y triste elegía de amor jamás escrita. Dicho poema fue incluido en el volumen Laberinto, publicado en 1913. No nos resistimos, por su trascendencia y talante lírico-dramático, a su publicación en este mismo medio, para ultimar adecuadamente este escrito. Por la amplitud del mismo, lo incluiremos en una segunda entrega de este blog.  

POST SCRÍPTUM

       Para quien esto escribe, tal correspondencia epistolar también dejó su huella. En el "baúl de los recuerdos" figuran desde entonces unos textos poéticos debidos a tan dramático episodio. Textos que, con mayor o menor acierto, nunca vieron la luz y que hemos vuelto a retomar. ¿Título?: Georgina: la rosa enmudecida. Acaso, llegado este momento, sea bueno -o no- sacarlos de su escondite. Mostrarlos, tal cual fueron concebidos, en una nueva bitácora digital. Todo puede suceder.